Washi Tape: todo un descubrimiento para decorar en Navidad


washi_tape-optimizado

Fue una casualidad el día que descubrí esta técnica tan milenaria, y lo digo así porque más adelante contaré su origen y la procedencia de la misma.

Corrían los días previos a la Navidad, o debería decir las semanas, ya que cada vez es más frecuente que se adelante a las fechas que realmente corresponde, y sí, cada año que pasa tendemos a colocar los adornos navideños mucho antes de lo que toca.

Aquel año no fue uno de esos que con tantas ganas vas a decorar la casa, además me había mudado a un piso nuevo muy majo, pero mucho más pequeño que la vivienda donde antes residía. En la anterior casa tenía un árbol de Navidad de color negro con purpurina plateada, precioso y de un tamaño bastante razonable, ni muy grande ni muy pequeño, pero sabía que a donde me iba no cabría en ningún rincón. Entre eso y que no paraba de soltar purpurina por el suelo (había sido comprado en un bazar chino), tomé la decisión de deshacerme de él.

 

Diferentes modelos de washi tape de ikea

Washi tape de IKEA

 

Estuve buscando la forma de meter un nuevo árbol en casa y cuando vi que los vendían no sólo de todas clases y colores, sino también de diversos tamaños, pensé en pillar uno de los pequeños que no medían más de 60-70 centímetros. Pero no me convencía porque aún así no tenía dónde ubicarlo sin tropezar con él y tenía muy claro que encima de una mesa u otra cosa no lo iba a poner. Entonces se me ocurrió la idea de hacerlo en la pared, pegando los adornos que tenía y creando una forma de árbol. El problema era que tampoco tenía suficiente espacio en la pared y no me gustaba mucho la idea de colgar así, sin más, los adornos sin una base verde en la que sostenerse.

La entrada principal de mi piso abre paso directamente al salón, tan cerca que el sofá comienza a escasos 80 centímetros de la puerta. Y así se me ocurrió la genial idea de hacer lo del árbol en la puerta de entrada, pero por dentro de la casa. De ésta manera se vería perfectamente desde ahí. Entonces me puse a indagar por internet acerca de cómo hacer un árbol de Navidad en la pared, claro está que no pensaba encontrar gran cosa, pero sin embargo me topé con algo llamado Washi Tape que me fascinó.

 

Cinta distribuidora en la fábrica de masking tape.

 

Comencé a ver fotos de cintas adhesivas de colores pegadas en todas partes, puertas, mesas, sillas, cuadernos, marcos, espejos, tazas y un larguísimo etc. De repente se me iluminó la cabeza y pensé en cómo coger esas cintas y pegarlas a la puerta formando un árbol. Pero no sólo de color verde sino de muchos colores, algo fuera de lo normal si hablamos de adornos navideños y nada que ver con el tradicional árbol. Pensé que sería divertido salirse de lo que todo el mundo conoce, lo típico y lo tradicional, cambiar todo eso y hacerlo diferente al resto.

Hubo un pequeño inconveniente y era que no sabía dónde narices comprarlo, supuse que en alguna papelería o tienda de bellas artes pero no lo encontré. Hasta que de casualidad me metí en una de las tiendas TIGER en Madrid y en la zona de papelería… ¡¡Encontré mis tres primeros Washi Tape!!

 

washi-tape-del-chino

Washi tape de una tienda de chinos

 

Y es que viniendo de ese establecimiento tan bendito como otros muchos que han ido llegando a España, no era de extrañar encontrar dicho arsenal. Eso era hace unos años, ahora tienen mucho surtido donde elegir.

Regresé a casa entusiasmada cual niña pequeña deseando desenvolver los regalos. Procedí a estudiar y a manejar este revolucionario material. El pack que compré incluía tres cintas diferentes: una de color fucsia, una de rayas verdes y blancas, y la última de manchitas de colores en un fondo morado, en definitiva nada discretas.

Quería hacerlo de forma geométrica y sin mucha complicación, así pues lo que hice fue crear el árbol con tres sencillos triángulos de diferentes tamaños y de forma ascendente. A esto le añadí una base en forma de maceta de donde saldría el árbol. Y para rematar cogí un folio, recorté varios círculos y los decoré también con los Washi Tape, así ya tenía las bolas del árbol con el mismo material. Además, le añadí unas estrellitas verdes que tenía del año anterior y unos copos de nieve hechos de cartón de colores para darle un aspecto más navideño. ¡Et voilà! Ya tenía mi arbolito personalizado.

 

Mi primer trabajito con washi tape.

Árbol de Navidad en casa

 

Como cité al principio, el origen del Washi Tape se remonta a China, en torno al año 610 gracias a un sacerdote budista que lo introdujo en Japón. Se trataba de una cinta de papel decorativo realizada a mano con un método tradicional chino y fabricado con ingredientes naturales como el cáñamo, el bambú o el arroz, no llevando nada químico en su producción. Las dos palabras la forman una japonesa Washi (paz, armonía, estilo japonés) y otra inglesa Tape (cinta adhesiva). También se le llama celo japonés o masking tape. Kamoi, que fue la primera empresa japonesa que comenzó su fabricación, realizaba cintas adhesivas de papel para empresas de construcción y bricolaje, lo que familiarmente llamamos cinta de carrocero. Hasta que un día les llegaron noticias de clientes que personalizaban y decoraban sus cintas. Vieron con ello una nueva salida para su uso en decoración y en 2008 crearon una nueva compañía: Masking Tape Kamoi Kakoshi Co. Ltd, con la que comenzaron una nueva producción de cintas adhesivas de colores y estampadas, lo que hoy conocemos como Washi Tape.

 

Trabajadores de la original fábrica.

De izquierda a derecha, cómo fueron cambiando artículos de masking tape hasta la actualidad.

 

No obstante hoy existen muchas empresas que se dedican a la fabricación de masking tape y que son competencia directa de Kamoi. Con ello se han creado una gran variedad de modelos y tamaños como nunca antes habían existido, además de la gran cantidad de usos que te puede dar este material y las numerosas páginas web que ofrecen sus productos.

De hecho mis últimas adquisiciones han sido a través de páginas web, como una de las más importantes de importación china, la de Aliexpress España, donde puedes hasta marearte de tantísima variedad de artículos, una auténtica locura, ya sean de colores lisos o de una temática en concreto. Uno de los últimos packs que compré fueron de 21 rollitos de dibujos manga y el precio era bastante asequible, unos 12 euros, teniendo en cuenta que los originales cuestan cada unidad entre 2 y 4 euros aproximadamente, incluso más dependiendo del modelo. Por eso a pesar de no ser los de la marca, han creado una competencia considerable, ya que sus precios son mucho más bajos.  Eso sí, pueden tardar una media de un mes en llegar a casa, pero merece la pena por tal de tener una gran cantidad de ellos y trabajar con diferentes dibujos y colores.

 

Lote de 21 rollos que adquirí por internet.

Rollos de washi tape de temática japonesa

 

Otro paquete que compré de varios colores.

Paquete de washi tape en colores lisos

 

También han ido llegando paquetes de washi tape desde hace muy poquito a los establecimientos asiáticos que tenemos al lado de casa. Muy cerca de donde yo vivo abrieron unos grandes almacenes y puedo deciros que han mejorado bastante los productos de importación china. Nada tienen que envidiar a muchas otras cosas que compras en una mercería o en una papelería. Y manualidades como el scrapbooking o el washi tape se han extendido muy deprisa, recibiendo una inmensa variedad de surtido, con precios muy asequibles. El último sitio al que ha llegado esta fiebre ha sido a IKEA, que hasta hace nada no vendía material de papelería al igual que TIGER. Debido al tirón que ha tenido esta idea ellos también se han embarcado en el mundo washi tape y si vas allí ya puedes encontrar algo de surtido, muy poquito todavía, pero no es de extrañar que vayan aumentándolo.

 

Masking Tape originales de Kamoi.

 

Además voy a viajar a Tokyo dentro de poco y tengola intención de traerme conmigo un buen surtido, si es que los encuentro. Prometo dejaros fotitos de todos los modelos que haya adquirido en un nuevo post dedicado a ideas de decoración con washi tape.

Dejadme los comentarios que os apetezca o preguntadme sobre el tema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *