El universo de los niños en un cajón

Almacenaje para pequeños

Almacenaje para pequeños

 

Tratar sobre algún tema que venga de los niños en general siempre es algo que a toda persona le transmite mucho agrado y confort puesto que todos hemos sido niños, y la sensación que se tiene cuando estás entre los brazos de tu madre, la hora de la merienda frente al televisor y tu serie preferida de dibujos por ejemplo, no puede compararse con ninguna otra sensación de bienestar. Y sinceramente cualquiera pagaría lo que fuese por volver a pasar un día entero siendo niño de nuevo y sentirse como un rey en tu reino llamado “cuarto”, sin preocupaciones, creando nuevas historias que inventarse con todas las cosas que te rodean.

Cuando viene un nuevo miembro de la familia todos se vuelcan en protegerlo de alguna manera con diversos objetos a su alrededor ya sea con ropa, peluches, juguetes y un largo etc. Esto ha ido cambiando con el paso de los años puesto que algunos de nuestros abuelos no tenían casi nada, y de generación en generación la cosa se ha transformado bastante, hasta el punto de que se venden demasiados productos (algunos innecesarios), tan sólo por el hecho de hacer aún más fácil y llevadera la vida de los padres de hoy.

 

Ilustración de una habitación

 

Además de los objetos más necesarios para la higiene y el cuidado de los niños, están los que rodean a todo el entorno de la casa, en especial a las habitaciones. Antiguamente no se pensaba ni en el color de la pared que se le iba a poner ni en la zona de estudio o incluso el tipo de lámpara, eso no entraba en los planes de papá y mamá porque sencillamente no se tenía un concepto del interiorismo como el que hay ahora. El aspecto de una habitación por aquel entonces era tener cuatro paredes (algunas de papel pintado eso sí), un moisés o cuna, dos cortinas, una mesita de noche y algún que otro juguete. Yo nací a principios de los años 80 y tengo que decir que en esa época ya florecían muchas casas con una decoración fabulosa, la de su época claro está, porque mucho han cambiado las cosas desde entonces.

Pues bien, si por aquel entonces ya nos sentíamos los amos de la casa y sobre todo dueños de nuestro territorio infantil, imaginarse lo poderosos que se tienen que sentir los niños de este siglo con tantas y tantas cosas a su alrededor, como nunca antes las ha habido.

 

Habitáculos para la pared

 

Poco a poco se han ido incorporando elementos de decoración y de entretenimiento para los niños de hoy en día, elementos que ya quisiéramos haber tenido los de nuestra quinta aunque, siendo sincera, éramos los más felices del planeta con nuestras Barbies y nuestro TENTE que nos regalaban. Tan sólo era uno cada año el día de Reyes y con eso nos bastaba.

Ahora la gente se vuelve loca por regalarle a los niños de todo, se convierte a veces en una pesadilla para los propios padres que ya no saben dónde van a meter tantos trastos. Todo esto ha provocado con el tiempo el tratar de solucionar los problemas de espacio en la casa, tal es así que cada vez se van viendo más soluciones para el almacenamiento de los objetos en el hogar, concretamente en las habitaciones de los niños. Ya no es cuestión de saber el color de las paredes que van a elegir los padres, es sobre todo el dónde van a meter tantos artículos, ya que ahora no regalan los padres a los hijos y punto, están también los tíos, los abuelos, los bisabuelos (en mi caso), los padres de los amiguitos de tu hijo en el colegio, etc…

 

Mueble con almacenaje para niños

 

Gracias a gigantes como IKEA, que parece haber salido de un cuento de hadas o de un universo aparte del resto de competencia y al que agradeceremos el resto de nuestras vidas el haber existido, el problema del espacio ya no es un problema, al contrario, se ha convertido en todo un aliado junto con esta gran superficie. Hoy existen infinidad de combinaciones para el hogar hasta el punto de que, un mismo módulo que sirve para el almacenaje del salón-comedor, te sirve también para la habitación, ya sea para los adultos o para los niños.

En cualquier caso, los niños deberían tener espacio suficiente para jugar, dormir y estudiar en el mismo sitio, puesto que cada vez se hacen viviendas con habitaciones más reducidas, de ahí también la importancia de las soluciones en el almacenaje. Otra de las cosas es la comodidad en la que se encuentre el niño y factores como el color de las paredes, que puede afectar en su estado de ánimo; el tipo de pavimento, que debe ser confortable, ya sea parquet, alfombra o moqueta; el tipo de cama, como por ejemplo una litera en el caso de dos niños que nos ahorra espacio, etc., todo ello influye.

 

Habitación con almacenaje integrado

 

Es importante teniendo en cuenta que casi todos los juegos les encantan tirados en el suelo literalmente, ¿o acaso nosotros no lo hacíamos?

Y en el caso de que el niño ya tenga capacidad de elegir sus propios gustos, sería muy considerable preguntar su opinión acerca de lo que le gustaría en su habitación, ir de compras con él o ella para que vean lo que realmente quieren, sobre las formas y los colores, debatirlo y decidir junto con sus padres para llegar a un acuerdo. La comunicación es vital para crear un maravilloso espacio en el que jugar y estudiar a gusto.

Con todo esto podemos transformar el universo de un niño (que no es poco), en un lugar más amplio para aquellos espacios reducidos y en un lugar más confortable para aquellos espacios que parecían más fríos y poco acogedores.

¡Si te ha gustado este artículo compártelo o deja un comentario!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *