Diseño de un salón minimalista para una pareja


Comienzo un nuevo post y dentro de una nueva categoría: Diseño de interiores para el hogar. Esto quiere decir que cada artículo estará relacionado con una estancia diferente de la casa: salón, dormitorio, cocina, baño, patio, etc. 

Así pues, quiero empezar con el diseño de un salón que he realizado para mis prácticas en el máster que estoy cursando. Si de paso os sirve de inspiración, ¡mejor! 🙂

Antes de empezar cualquier proyecto, lo primero que tienes que saber son las necesidades del cliente. En este caso se trata de una pareja que nos pide lo siguiente:

 

  • Actualmente habitan la vivienda solo ellos, pero suelen recibir visitas frecuentemente.
  • Quieren que el comedor se encuentre en la misma estancia que el salón,es decir, que esté integrado.
  • Para ellos, la chimenea es un aspecto fundamental en un salón y ofrecen total libertad para instalarla donde se prefiera.
  • A ambos les encanta el estilo minimalista.
  • Los ventanales ocupan toda la altura del espacio.

 

El plano del salón mide 3,5 metros de ancho por 8 metros de largo, con una puerta corredera de 2 metros de ancho y  2 ventanales a cada lado de la habitación.  Aquí dejo una foto general del mismo para que te puedas hacer una idea. En total, el espacio del salón es de unos 25 m² habitables.

Plano

De nuevo he utilizado Sketchup Pro 2016 para este diseño. Será el programa que utilice habitualmente, ya que me otorga una serie de ventajas que otros no dan. Aparte, no devora tanta memoria RAM del ordenador como Autocad y por eso puedo trabajar mejor con él.

Al igual que en el anterior post de la habitación para dos niñas pequeñas, hay que saber acerca de todo aquello que abarca el diseño minimalista, como viene siendo el caso.

El minimalismo se caracteriza por la simplicidad extrema en cada elemento, por los espacios amplios, las líneas puras, los colores básicos (predominando el blanco, combinándolo con el negro y generando gama de grises) y composiciones geométricas sencillas. En general, busca en todo momento el equilibrio y la armonía, cuyo lema es “menos es más”.  Los materiales que se utilizan son casi siempre la piedra, el bronce, el mármol, el acero cromado o las maderas nobles.

Su origen procede de finales de los años 60 en Nueva York, gracias a las ideas del arquitecto alemán Ludwing Mies Van Der Rohe y uno de los más influyentes del siglo XX. Dió forma a sus ideas como director en la Escuela de Arte y Diseño de las Bauhaus en Alemania. Durante la segunda guerra mundial se vio obligado a emigrar a EE.UU. y fue allí donde desarrolló el minimalismo y donde continuó su trabajo como arquitecto. Será en los años 70 cuando este movimiento alcance su madurez.

Ludwig Mies Van Der Rohe y uno de sus proyectos

Ludwig Mies Van Der Rohe y algunos de sus proyectos de la época.

Con toda esta información, me voy a ocupar de dividir por zonas el salón y dar una explicación de cómo lo he ido desarrollando. En términos generales, he optado por el blanco como color base para los muebles, combinándolos con la madera y tonos grises con colores tierras. De esta manera ayuda a suavizar la luz de la estancia y que no quede tan plana y simple.

Zona de ocio y descanso:

Mirando por internet, te das cuenta de la variedad de elementos y de muebles que hay para el diseño minimalista, con una gran gama de colores a escoger. Sin embargo, tenía bien claro el tono a elegir para el sofá. Ya que hablamos de una pareja joven a la que le encanta recibir gente y no tiene hijos, cabe esperar que sean muy cuidadosos con el aspecto de su casa y sin niños que puedan manchar nada a su alrededor. Con lo cual, el color blanco sería el protagonista en este episodio, ya que es el mejor para la combinación de los elementos.

Como expliqué en posts anteriores, en Sketchup tienes toda una biblioteca online con la que trabajar a la hora de elegir muebles, incluidos una gran parte de IKEA. Así como muchos otros modelos que puedes descargarte en tu ordenador, creados y diseñados sin ánimo de lucro por miles de usuarios para que nosotros podamos disfrutarlo.

Detalle del sofá

Vista de los cuadros

Este sofá lo vi en la biblioteca y me encajaba perfectamente con la idea. Se trata del sofá de IKEA de la serie Karlstad de tres plazas, y que en la web aparece a la venta sólo en color gris. Gracias a su tamaño pueden sentarse varias personas sin que la falta de espacio en el mismo incomode al resto.

Como mesa de centro elegí un modelo cuadrado diseñado por un usuario. Está realizada en madera y aluminio, muy acorde con el estilo.

Acompañando al sofá, he incluído dos puffs redondos en tela gris y otro de forma rectangular en blanco. Ambos son diseños de otros usuarios.

Detalla de los puffs y la mesa de centro

He terminado decorando la pared con tres cuadros de dibujos geométricos y una lámpara de “Gooseneck” para dar ambiente, o lo que es lo mismo, lámpara de “cuello de cisne”. El modelo está creada por KARE Design España.

Zona multimedia con chimenea:

Uno de los requisitos que pedía el cliente era tener una chimenea, con total libertad para instalarla donde prefiriese. Estuve valorando chimeneas de manera individual, pero me decanté por este modelo integrado en el mueble para la televisión. Además tiene la ventaja de venir con almacenaje integrado en la parte inferior. Tenía claro que la chimenea quería ubicarla frente al sofá, desde el cual poder observarla y disfrutarla en momentos de relax. 

Los colores, grises y blancos, entonan con el resto de la estancia. También puse un televisor con dos altavoces para los ratos de cine en compañía.

Zona multimedia

Zona del comedor:

Para este espacio había pensado en una mesa no muy pequeña, donde pudiesen caber unos seis comensales, puesto que el cliente recibe visitas a menudo. Probé con una mesa redonda, pero no me gustaba como encajaba con el resto de elementos, y tampoco encontraba las sillas adecuadas. Hasta que vi este conjunto completo realizado por uno de los diseñadores de Sketchup que venía como anillo al dedo para el salón. Solamente le cambié el material a las patas de la mesa, poniéndolas en madera para combinar con el almacenaje de la pared.

 

Imagen del comedor

Vista del salón desde el comedor

 

No podí olvidarme de la iluminación. En este caso opté por tres lámparas muy sencillasen tonos ocres y de tela de rejilla. De esta manera la luz pase a través de ellas, dando la sensación de ligereza.

Además, para acompañar esta zona, puse una composición de cuadros con diversos temas en una de las paredes y rematados con tres pequeños focos encima para hacerlos protagonistas.

Cuadros del comedor

Zona de almacenaje:

El mueble de almacenaje ubicado al lado del comedor, le servirá al cliente para guardar todas las cosas que utilizan para el salón-comedor (platos, vasos, mantelería, etc). Al ser minimalista, trato de no sobrecargar mucho la estancia con objetos, pero también soy consciente de que necesitan un lugar donde almacenar las cosas.

He tomado el modelo BESTA de Ikea en color blanco, con las puertas de la misma madera que las patas de la mesa. Esta serie está siendo muy utilizada por miles de familias en los salones de sus hogares, ya que es un mueble muy versátil, va bien con todo y es bastante económico (ya sea en un dormitorio o en un salón).

detalle de la mesa auxiliar

Vista del mueble de almacenaje y mesa auxiliar

Además de este mueble y el de la TV, he colocado un pequeño mueble auxiliar al lado del sofá, para guardar las revistas o los juegos de mesa, por ejemplo. Es decir, todo aquello al alcance del cliente en sus momentos de descanso. Además lo completé con la lamparita KLABB de Ikea, por si necesitan una luz más íntima para leer. El diseño del mueble encaja muy bien por el estilo años 60 y el rojo del interior, que aporta un toquecito de contraste a todo el espacio.

Paredes, suelo y techo:

El tema del color en las paredes y el techo es muy diverso, ya que existe un gran abanico de tonalidades. Y sobre todo para este estilo, que utiliza mucho la escala de grises, los colores tierras, el blanco y el negro. Aunque siempre se le puede añadir un ápice de color si se desea, pero en pocas dosis, porque si no, no sería minimalista. 

Para las paredes, teniendo en cuenta la cantidad de luz que penetra en el salón, te puedes permitir poner un color un poco más oscuro (ya que la luz lo absorbe). No obstante, y haciendo varias pruebas, me he decidido por un gris claro que resalta lo suficiente a los blancos. 

Para el suelo he escogido una moqueta que cubre toda la superficie en color beige, que destaca con los grises. De esta manera, se hace más acogedora la sala junto con la calidez de la chimenea.

Por último, el techo lo dejé en color blanco y le he incluido una lámpara de madera par la zona de descanso.

Vista desde la zona de descanso hacia el comedor

Las ventanas cumplen con que lo que me piden, que ocupen todo el espacio de la habitación. La carpintería es de madera y les he añadido una persiana vertical para que la luz no incida directamente. De todos modos, en las fotos he dejado un ventanal con persiana y otro sin ella para ver la diferencia.

La puerta según el plano es corredera y encontré una, también de madera, que conjunta con las ventanas.

En términos generales y como puedes ver, he diseñado un salón-comedor que recuerda mucho a la estética de los años 70. Y por supuesto sin olvidar lo más importante: cumplir las necesidades del cliente.

Espero que te haya gustado y ya sabes, siempre serás bien recibid@ con cualquier duda o sugerencia que desees comentarme 🙂

Un saludo y volveré pronto con otro nuevo post de diseño de interiores para el hogar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *