Decoración de habitación infantil: dos niñas en 15 metros 4


Vista desde arriba

 

Con motivo de uno de mis trabajos de final de Máster en Diseño de Interiores, he querido colgar aquí este proyecto para daros algunas ideas de decoración de interiores. Se trata de una habitación para dos niñas de 5 y 7 años respectivamente, en el que el cliente me pide lo siguiente:

 

  • Debe disponer de un escritorio que permita a las niñas estudiar.
  • Se requiere de amplio espacio de almacenaje.
  • A ser posible, que exista un pequeño espacio de juego.
  • Quieren un dormitorio con colores vivos y alegres.
  • La ventana debe empezar a una altura de 1m. y llega hasta el techo.
  • Todo ello en un espacio de 15m².

 

vista en planta

 

El programa informático que he utilizado es el Sketchup Pro 2016, que me ha facilitado mucho el trabajo, ya que, es una herramienta de dificultad media y tiene una extensa biblioteca de muebles, texturas, materiales y colores.

Lo primero que hice fue documentarme sobre las cosas que les gustan a las niñas de esa edad. Descubrí que en cuanto a los colores vivos, son sobre todo los tonos pastel los que más les llaman la atención. No hay que olvidar que fiebres como las de Frozen, en edades comprendidas entre los 4 y 6 años, han calado y mucho en las nuevas generaciones. Así pues, me inspiré un poquito en este tema en el que se utilizan colores como el malva, celeste, rosa o blanco.

No obstante tenía que pensar también en la niña de 7 años, ya que con esa edad se tienen otros gustos diferentes a los 5 años. Por eso mi idea era la de introducir un tono de verde, por ejemplo, para que no todo fuera de rosa y azul. Aunque sabía que iría cambiando de tema conforme avanzara en el diseño.

 

Lugar de descanso:

 

Litera vista desde la pared opuesta

 

Debido al poco espacio y que se trataban de dos niñas, la mejor forma de ubicar las camas era, sin duda, utilizando una litera. Creé una paleta de colores a partir de una que encontré en la biblioteca de Sketchup, con verde, turquesa y rosa, en tonos pastel. Estaba formada por dos camas con una escalera para subir al segundo nivel, unos cajones extraíbles debajo de la cama inferior y los pies de la cama estaban rematados con una estantería con huecos para colocar cosas (parecida a la estantería EXPEDIT de Ikea). Cada balda y cada cajón tenía uno de estos tres colores combinándose entre ellos.

 

detalle de la litera

 

Como mesa de noche elegí dos baldas sencillas de color blanco modelo LACK de Ikea. La más pequeña al lado de la cama inferior y que, al ir colocada directamente a la pared, crea la sensación de un mayor espacio (además de esta forma es posible abrir el cajón de la cama inferior). Sobre ella puse una lámpara de noche LAMPAN también de Ikea, de color rosa.

El  sitio donde colocaría la litera sería entrando a la derecha, ya que fui probando diversas posibilidades y esa era la mejor teniendo en cuenta todo el espacio.

 

Almacenaje para la ropa:

A partir de esos colores me inspiré para todos los demás muebles. Busqué un armario y una cómoda para la ropa en esos tonos, como la gama STUVA de Ikea para niños, en las que las puertas y cajones de colores se combinan con el blanco. Así hice con todo lo demás, escoger muebles blancos para darles luego un toque de color con los taburetes, las cajas, los cajones y los accesorios. Me pareció buena elección colocar estos muebles entrando a la izquierda, puesto que la zona de estudio estaba mejor ubicada al lado de la ventana.

 

Vista del armario y zona de juego

 

Zona de estudio:

Como tenía que haber una zona de juego y otra de estudio pero el espacio no era muy amplio, lo que hice fue conjuntar ambas cosas en el mismo lugar, pero sin que se entorpecieran.

 

detalle del escritorio

Otro detalle del escritorio y parte del almacenaje para juegos

 

Para la zona de estudio elegí el escritorio con tablero extraíble de Ikea MALM, colocado en la pared entre la ventana y la litera. Le añadí dos taburetes verdes a juego con la cama, una caja azul para guardar objetos y dos flexos con un ordenador portátil, y así poder ver cómo quedaría el resultado. También coloqué dos estanterías LACK de Ikea encima, para uso de libros, cuadernos o algún adorno. Aproveché la balda para poner otra lámpara de noche para la cama superior, la misma que la de abajo.

 

Zona de juego:

Escogí la combinación de almacenaje TROFAST de Ikea, cuyos colores iban perfectamente con todo el conjunto de la habitación (no obstante yo cambié el color de tres cajones para ver cómo combinaba). Uno de ellos lo situé justo después de la mesa de estudio y el otro al lado del armario y la cómoda. Al ser un mueble bajo permite que las niñas se sienten y generar un espacio menos agobiante. De esta manera, tienen almacenaje de sobra para guardar sus cosas.

 

vista de la zona de juego

 

Además escogí el conjunto MAMMUT de Ikea, formado por una mesa redonda con dos sillas (ambas de color blanco) y dos taburetes verdes, muy usado para las habitaciones de los pequeños, donde podrán dibujar, jugar y colorear cómodamente todo lo que quieran. La ubicación ha sido la del espacio libre que quedaba en medio de la habitación.
Vista de frente de la mesa con las sillas

Vista aérea de la alfombra

 

Como remate final le puse una alfombra de uno de los personajes más entrañables, la rana Gustavo de Barrio Sésamo, que combina perfectamente con las tonalidades verdes y rosas. La alfombra además es un elemento muy importante puesto que a los niños les gusta mucho jugar tirados en el suelo y eso les da más libertad. Es una manera de no preocuparse de que se manchen por el suelo y hace la estancia mucho más acogedora.

 

Para las paredes:

Elegí un color más neutro, el gris, tanto para la pared de la litera como la de la ventana, en contraste con los colores vivos. Las otras dos paredes son de papel pintado, formando dibujos geométricos en tonos rosas y dentro de la gama de los grises. Todas la paredes en conjunto crean un espacio un poco más sofisticado y no tan infantil, que era la idea que andaba buscando.

 

Vista general de la pared del cuadro

 

Coloqué también un cuadro de la biblioteca de Sketchup de un retrato con mariposas, los tonos combinaban bien y no hacía tan aburrida la pared gris. Al lado del cuadro y en la pared opuesta puede verse un espejo alargado que ayuda a crear una estancia más amplia y las niñas lo pueden utilizar para vestirse.

 

Para el techo:

Por último escogí una lámpara del tipo araña, de colores muy alegres y que entonaba muy bien con el resto de la estancia. Además le daba un toque de magia y glamour como en las películas Disney, de las que me considero muy fan y me inspiran en todo lo que se refiere al mundo infantil. El techo estaría pintado en color blanco para unificarse con las paredes.

 

Detalle de la lámpara

Otra vista de la lámpara

 

El resto de accesorios como las lámparas de noche o el oso de peluche no son más que objetos para que el cliente se haga a la idea de cómo puede quedar rematada la habitación. Lo que está claro es que cada niño tiene sus cosas (juguetes, peluches, etc.) y en eso sólo pueden aportar ellos para terminar de decorar la estancia.

Espero que te haya gustado el post, además abajo puedes dejarme alguna opinión si lo deseas y participar de las distintas ideas, cómo lo cambiarías, si lo llevarías a cabo en casa o no, etc.

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Decoración de habitación infantil: dos niñas en 15 metros